domingo, 14 de febrero de 2016

Cerrando el Círculo

Estamos siguiendo con gran atención y cuidado el cultivo de nuestros trigos especiales: espelta, escaña, emmer, khorasan y duro. En el caso del trigo duro, el año 2014 estuvo Francisco visitando el Sur de Italia y Sicilia, y en 2015 hemos estado probando harinas de trigos duros españoles. 

Es un tema fascinante, al que nadie presta la menor atención en nuestro país a la hora de hacer pan. Resulta sorprendente, porque la harina es básica para definir la textura y sabor final de un pan. En Sicilia, por ejemplo, se trabajan 52 variedades de trigo, cada una con su matiz de sabor, algunas tan originales como el grano Timilia, con el que se elaboran los panes negros de Castelvetrano. A pricipios de siglo había en la isla 291 variedades y, aunque el descenso es grande, los panaderos siguen conociendo las diferencias entre unos granos y otros, demandando diferentes harinas para lograr panes con sabores distintos. 

Finalmente nos hemos decidimos por sembrar un trigo duro tipo Rusello, que ya está creciendo bien.


Vuestra respuesta está siendo impresionante. A todo el mundo le interesa lo que estamos explicando. Hay gente que nos ha ofrecido tierras gratis para sembrar, consejos sobre el cultivo, sobre cómo moler o almacenar el grano. También nos han llamado ofreciéndonos molinos pequeños. En fin, estamos alucinados y sorprendidos al comprobar que hay mucha gente con ganas de comer buen pan.

Nuestro objetivo va a ser controlar todo el proceso (selección, cultivo, molienda y elaboración de pan) para que el producto final sea exactamente el que nosotros queremos. Estamos cerrando el círculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario